El caos, definido por la Real Academia Española de la Lengua como “Comportamiento aparentemente errático e impredecible de algunos sistemas dinámicos, aunque su formulación matemática sea en principio determinista” es una aproximación bastante decente al tráfico que embarga a la ciudad de México.

Esto es un argumento que si bien es casi axiomatico carece de fundamento sostenido pues no existe motivo alguno por el cual el transito de vehículos debiera ser errático e impredecible.

Todas las personas realizamos actividades variadas que no están relacionadas con nuestra profesión, por ejemplo la gran mayoría hemos cocinado pero no somos cocineros, y también la gran mayoría hemos arreglado una falla eléctrica o hidráulica en nuestros hogares sin ser electricistas o plomeros. Sin embargo es importante hacer notar que nuestra profesión la realizamos de manera sobresaliente con respecto a nuestras demás habilidades, de esta forma se esperaría

Que un cocinero sea excepcionalmente bueno manejando cuchillos

Que una secretaria pueda mecanografiar mas de 80 palabras por minuto

Que un catador pueda distinguir entre variedades de vinos

Que un locutor pueda modular su voz y hablar con claridad

Que un payaso sea una persona muy simpatica

Que un sastre vista con ropa hecha a la medida

Que una sexo-servidora …

En fin creo que la idea es clara, aquella persona que realiza una profesión debería ser muy habilidoso en ella pues la misma práctica de hacerla todos los días ayuda a desarrollarla y aunque uno no nazca con dicha habilidad se puede adquirir, el karate kid por ejemplo debe ser formidable pintando paredes y puliendo coches por el simple hecho de haberlo hecho repetidamente y he aquí mi gran cuestionamiento.

Es que acaso tenemos en el D.F. una planilla de mas de 10 millones de microbuseros de tal manera que tengan que rolarse turnos de 1 mes?, es un trabajo tan demandante que el conductor renuncia y al dia siguiente alguien mas toma el puesto? O es que cambian los microbuses todos los días y la experiencia de manejo es diferente cada día?

Quiero fervientemente contestar que NO a todas estas preguntas pero simplemente la realidad me abruma, no me explico como es que un ser humano sea tan imprudente e irracional al momento de manejar, tal pareciera que es la primera vez que lo hacen y de acuerdo a lo anterior esperaríamos que un microbusero, aquel individuo que para vivir se dedica a manejar un vehículo, maneje de manera ejemplar, respetando señalamientos, peatones y viejitas de cliché pero no señor. Estos seres quienes deberían estar preocupados por cumplir el reglamento de transito pues en ello se basa su trabajo, y simplemente pareciera que se trata de infringir el mayor numero de artículos posibles.

Una posible explicación sea que estas personas son genéticamente aptas para manejar otro típo de vehículos, quizá fomrula 1 y es por ello que las calles del D.F. se convierten en autopistas donde las vueltas son contadas por las tarifas recolectadas. El futuro de las autopistas mexicanas esta en manos de los microbuseros que incomprendidos por la sociedad descargan su euforia entre insurgentes y reforma, aunque por otro lado es difícil pensar que los microbuseros lleguen a la formula 1, digo no me lo tomen a mal pero sería un poco desconcertate ir escuchando la Z o la K-buena a todo volumen en la quinta vuelta del Grand Prix de Monaco, o que al llegar a los pits el piloto se detuviera y empezara a gritar “súbale, hay lugar mire súbale”, como de igual manera resulta desconcertante tener pintado en los spoilers la silueta de una mujer desnuda o en el chasis escrito “Jesus es mi camino” al lado de una antena que fuera un gancho de ropa en sus mejores tiempos.

Lo que es cierto es que Adrian Fernández no se va a dedicar a conducir un microbús, que el transporte publico de México no será patrocinado por Roshfrans, Bardhal, Mercedez Benz ni Renault y que en las calles del D.F. se seguiran compitiendo los microbuses en una carrera sin descalificación, ni arbitro donde la única marca de pits se llama PEMEX y los jueces de la grava y el chapopote que se hacen llamar elementos de transito seguirán arreglando las discrepancias en la medida que los infractores “le echen criterio” al asunto.

La parte tecnológica de todo esto es que la ciudad de México ha invertido fuertes sumas de dinero en el sistema vial con el metrobus, que yo mas bien calificaría de sardina-bus, en “entrenamiento” a los elementos de tránsito, y que mencionar del distribuidor vial por el cual se pagó tres veces lo que había en las arcas y el gobierno se endeudo con la mitad de lo que ya se tenía de deuda externa de la ciudad, también se ha invertido en equipos de radar que detectan la velocidad de los vehículos e inclusive cuentan con cámara fotográfica para tomar la placa de los vehículos infractores y que por cierto en la pagina de la secretaría de seguridad publica www.ssp.gob.mx, pueden ingresar sus placas y ver si han sido multados por exceso de velocidad. To
do este despliegue tecnológico culmina con la puesta en marcha de un nuevo reglamento de transito que lejos de aliviar situaciones existentes agrava algunas otras.

Sobre este nuevo reglamento mis comentarios se pueden resumir en tres palabras: “Ja Ja Ja” pues es para dar risa el reglamento y la manera en la que se aplica. Por ejemplo:

Es encierro de 36 horas el manejar en estado de ebriedad o bajo el influjo de substancias psico-tropicas (Drogas), y lo gracioso del asunto es que Joel Ortega secretario de seguridad pública dijo que aquellos que fueron detenidos por manejar en estado de ebriedad y se protegieron mediante el amparo, podrían presentase ante la secretaría y programar su arresto para cumplirlo en un fin de semana por ejemplo y no afectarlos siendo arrestados entre semana.

Capitan de la escudería del D.F. Joel Ortega (y secretario de seguridad publica)

Antes se podía decir en una fiel semblanza a la por demás exitosa campaña publicitaria de master card:

Exceder el limite de velocidad: 5 salarios minimos, manejar en sentido contrario: 10 salarios mínimos, mentarle su madre al policía de la esquina: No tiene precio

Sin embargo eso se acabo porque el costo de mentarle la madre al policía ahora equivale a 20 salarios mínimos, cercano a los 1100 pesos mexicanos.

Y para todos aquellos que no lo sepan ahora también es infracción el hablar por teléfono mientras se conduce asi que todos aquellos que tengan un manos libres, ahora es el momento en el que justificadamente lo pueden utilizar pues la ley permite el uso de dispositivos de manos libres tales como micrófonos bluetooth, speakers bluetooth y el tradicional pero no menos efectivo manos libres con cable pues todos ellos son totalmente legales según el nuevo reglamento de transito.

Finalmente es importante que revisen la pagina de la secretaría de tránsito vehicular pues ahí pueden descargar el nuevo reglamento de transito para el distrito federal y 50 municipios del estado de México en formato PDF, para que lo impriman o lo tengan en su PDA o lo vendan en esquinas de crucero como mucha gente hace actualmente y a pesar de que en la contraportada viene escrito en mayúsculas y resaltada la palabra “GRATUITO”, la cooperación es de unos 20 pesos mexicanos. La liga: http://www.setravi.df.gob.mx