Mi vida personal últimamente se vio afectada por el fenómeno psicológico que ya se estudia a nivel mundial sobre el miedo al fracaso “profesional” hipersensible que afecta a los jóvenes de edades desde 15 hasta 35 años en el ecosistema global en el que todos salimos a rompernos la cara día a día.

El resumen de todo esto es muy sencillo, “Trabajen para Vivir”, NO “Vivan para trabajar”, el que les traiga satisfacción pasajera y efímera, ser ejecutivillos clonados de santa fe, muy fashion pero eso si mal pagados, trabajando para grandes corporativos que por más que quieran disfrazarlo con cursos, capacitación y motivación, no los consideran más que un número, no tiene satisfactores en su plan de vida, pero muchas veces estamos tan pero tan “conectados a la matrix” que no nos damos cuenta y no podemos salir.
Les digo todo esto por una caricatura que compartieron conmigo que ademas de chistosa creo reveladora.
Saludos
Y recuerden solo Trabajar para vivir.