Inglorious Bastards (2009)

A ver, después de 5 años de estudiar critica cinematográfica no puedo evitar clavarme en un review y este no debe ser la excepción ya que todos aquellos que me conocen, saben que soy fan sin remedio del cine de Tarantino, así que, “sin remedio” expondré mis opiniones.

De entrada soy un fiel creyente de que la experiencia cinematográfica que cada individuo atraviesa se ve afectada por muchas variables que resultan ajenas a la obra en sí, por lo que una película medianamente buena o incluso relativamente mediocre, puede tener un impacto considerable en el espectador si este presenta variables de alteración de su inconciente o conciente que lo lleven a interpretar niveles de lectura de la obra audiovisual que no estaban contemplados ni siquiera por el autor, se tiene entonces una apreciación que favorece o desfavorece la opinión final del espectador.

Personalmente las variables que me afectaron fueron la cancelación de tres amigos para ir a ver la película (por lo cual termine acudiendo solo a la sala), todo por culpa de estar conectados trabajando en alguna transnacional con cede en Chofu Japón u oficinas en los antiguos tiraderos de basura y desperdicio suburbano conocidos hoy en día como “Santa Fe Woooeeeyy”, esto sumado a una semana complicada, me hizo llegar con cierto resentimiento con la humanidad que se desvaneció por esta excelente obra.

Con esto en mente . . . “No estamos en el negocio de tomar prisioneros, estamos en el negocio de matar Nazis y primo, últimamente es un exito”, con este dialogo del guión re-escrito por Tarantino que revive un clásico de la cinematografía, Brad Pitt da paso a una de las mejores escenas con tiempos cinematográficos memorables que la hacen un clásico instantáneo, donde un general Nazi se niega a contestar el interrogatorio y en ese momento abre la posibilidad de que el “Oso Judío” pueda venir con su bat de béisbol a finiquitar el asunto; la salida de “el Oso Judío” del obscuro túnel es poesía audiovisual, uno de esos “Tarantino’s Moments” que marcan a generaciones enteras.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=yIja0yValiE]

La película es un clásico instantáneo, con excelentes actuaciones por parte de todo el elenco, incluso tenia mis reservas de Diane Kruger, la cual recuerdo en papeles como Elena de Troya (donde dicho sea de paso, ¡mamacita!), que demuestra no ser solo una cara bonita (y un cuerpo que inspira comentarios que no pienso expresar en este decente articulo), sino una excelente interprete, donde en resumen el director lo hace de nuevo y saca lo mejor de cada actor.

Definitivamente no creo que sea la obra maestra de Tarantino, pero de que es un clásico y una película como ninguna este año, eso que ni que. Se que mucho infante menor a 25 años va a sacrificar este review por lo que voy a expresar a continuación, pero creo que también olvide comentar que no me importa.

Según yo, hasta hoy la obra maestra de Tarantino es “Pulp Fiction”, ¿por qué?, es muy sencillo, ninguna película del admirado Quentin a marcado mas a una generación completa que ese estreno en 1994 de una película que pocos entendieron, pero que muchos conectaron con sus infinitos niveles de lectura conciente e inconcientes, gracias a eso ahora nos tenemos que soplar una película al año de “cine mexicano creativisisisimo Woooeeey” donde los wannabe de Tarantino tratan de sacar su creativo “condechi”; Pulp Fiction apareció en un momento donde el grunge estaba muriendo, Kurt Cobain se había ido y la generación X se había quedado sin portavoz, es entonces cuando una obra audiovisual nos marca el antes y después en un proceso de madurez generalizado.

Ahora volviendo con Bastardos sin Gloria, no le quiero quitar su merito, en un momento donde el cine no solo tiene que enfrentar la falta de imaginación de sus creadores, sino que además se pelea por el interés de ustedes y yo, mis queridos y amados “consumidores”, que prefieren gastar su dinero en un nuevo videojuego el cual refleja experiencias cinematográficas mejores que las mismas películas, encima de esto se batalla con una generación que no cuestiona nada, que consume lo que recibe y en consecuencia tenemos que estar soportando a Justin’s Timberlake’s y chicas “emo” incomprendidas (pero poéticas) jugando a los vampiros y lo peor de todo, tenemos que llamarlo “buen cine” y los críticos profesionales tienen que sumarse a estas “Creaciones sin Gloria” para estar dentro de esta crisis y seguir vendiendo revistas.

No creo que Bastardos marque tanto a esta generación como lo ha hecho el cine de Tarantino con generaciones anteriores, sin embargo creo que no puede dejar de ser positivo cualquier efecto que se logre en la juventud que alcance a percibir niveles de reflexión que solo el cine de creadores como Quentin pueden traer a las salas para rescatar mentes, que mejor que se vean impactados por estas obras y no que estén esperando el regreso de Nsync con colmillos.

Concluyo invitándolo a que acuda a una sala y por un momento se desconecte de efectos especiales millonarios, imágenes retocadas por maquillístas de estrellas de Pop, historias elaboradas de fans de Tolkien (Tolkien meet’s Shakespeare) y se dejen llevar por el humor negro, excelente manejo y creación de tiempos cinematográficos que ni sabíamos que existían y unas actuaciones soberbias, conozcan a “Los Bastardos”.

Lt. Aldo (Brad Pitt) – I got a word of warning to all would-be warriors. When you join my command, you take on debit. A debit you owe me, personally. Every man under my command, owes me, one hundred nazi scalps.

And I want my scalps!.

Saludos, Lt. Salvador Laddaga

Nota al margen – Si no entienden lo que pasa con Hitler al final, les recomiendo que repasen el catálogo completo de Tarantino desde “Reservoir Dogs” a la fecha antes de intentar entrarle de nuevo a Bastardos.